10 % OFF TRANSFERENCIA BANCARIA - COMPRAS MAYORES A $18000 SE LLEVAN UN REPELENTE NATURAL DE REGALO

Qué es el acné y cómo tratarlo de manera natural

¿Qué es el acné?

Es una enfermedad inflamatoria crónica de la unidad pilo- sebácea (pelo + glándula sebácea), que conduce a la formación tanto de lesiones no inflamatorias (comedones) como inflamatorias (pápulas, pústulas, nódulos y quistes) y secuelas de las lesiones activas (cicatrices y manchas).

La glándula sebácea produce sebo (aceite) para lubricar el pelo y proteger la epidermis. Este sebo funciona como alimento para las bacterias que viven en la piel. Este sebo se oxida y se ve como punto negro. Cuando se produce más sebo de lo necesario (hormonal), se tapona el poro, las bacterias se multiplican lo cual conduce a la infección. Se ve como hinchado y colorado.

Su aparición es más habitual en la adolescencia, pero puede presentarse en otras etapas (neonatal, adultez). El acné tardío es más frecuente en mujeres pero las formas severas predominan en varones.


¿Cómo se trata?

Las formas de tratarlo son mediante algún tratamiento hormonal vía oral que baja la producción de sebo internamente o bien con algún antibiótico local que cura la infección.

En cuanto a los cosméticos que pueden acompañar cuando no hay un tratamiento específico, existen muchos activos que mejoran muchísimo esta aparición. Las estrellas son el aceite esencial de árbol del té, el ácido salicílico o el extracto de sauce blanco, la arcilla verde, el limón, el aloe vera.


Cómo te recomiendo armar la rutina:

Espuma de limpieza facial: usar por la mañana y por la noche.

Exfoliante facial: sólo en casos de lesiones no inflamatorias ya que puede lastimar la piel, una vez por semana.

Mascarilla equilibrante: una vez por semana luego de la limpieza.

Tónico descongestivo: las veces que quieras sobre la piel limpia.

Sérum anti-acné: sólo por la noche. Aplicar en los granitos de manera puntual o bien con muy poca cantidad en todo el rostro, espalda o áreas afectadas.

El sérum contiene ácido salicílico, un activo suave para tratarlo de manera consciente.

El  ácido salicílico actúa penetrando en el poro, limpiándolo y disolviendo el sebo. Sirve para minimizar puntos negros, espinillas e impurezas y además ayuda a prevenir su aparición. Por otra parte minimiza las secuelas del acné como cicatrices y manchas al estimular la regeneración celular y eliminar la hiperpigmentación.

Es importante chequear la tolerancia al producto ya que contiene un beta hidroxiácido, el cual puede resultar irritante para la piel. Aplicar hidratante durante el tratamiento para evitar que la piel se reseque, y en caso de notar irritación se puede reducir la frecuencia de uso a 3 veces por semana o menos.

El sérum puede aumentar la sensibilidad de la piel por los rayos solares, de modo que es importante utilizar protector solar y limitar la exposición al sol para evitar que se produzcan manchas a futuro.

Hidratante para piel grasa: por la mañana y por la noche, poca cantidad.



Más sobre el acné en otras entradas.

Mi carrito